lunes, 26 de septiembre de 2011

I'm Living In The Real World


El otro día con B. hablábamos de que no nos gusta esa raza de amigos que son omnipresentes en las crisis y en las tragedias terribles para llorar y decirte que va a estar todo bien, pero que tienden a no estar (¿porque no se sienten cómodos? ¿porque nosotros no les damos el lugar? ¿importa acaso?) para compartir las boludeces de placer y hedonismo cotidianos, para celebrar y para acompañarte en los momentos de felicidad extrema.

Con este blog a veces siento que me pasan dos cosas. Una es un poco eso, que cada tanto me da nostalgia pero cuando vengo acá me doy cuenta de que me da pudor escribir todo el montón de cosas lindísimas que me están pasando y relatar cómo se fueron acomodando todas las pequeñas piezas para hoy delimitar este presente que hasta hace no mucho tiempo me hubiera resultado improbable.

La otra es un poco esa verdad ineludible de que las cosas más importantes (en este momento las lindas, pero no exclusivamente) siguen pasando en la vida real y siento que ahí -viviéndolas más que racionalizándolas y verbalizándolas y reescribiéndolas quince veces- es donde tengo que estar, al menos ahora mismo.

Pero no me morí, ¿eh? Estoy. Viviendo, pero estoy.

3 comentarios: