domingo, 20 de marzo de 2011

Goodbye, shadows.

Es raro porque yo soy inútil y torpe y atolondrado con todo lo físico y a los 24 sigo sin tener demasiada noción de mi propio cuerpo; pero soy terriblemente cuidadoso y ordenado con lo mental/emocional/verbal.

Vivo, entonces, cortándome y quemándome y golpeándome contra los bordes de los muebles y rompiendo vajilla a razón de varios juegos al año, no sirvo para calcular distancias y si me dicen que un departamento tiene 140 metros cuadrados o que un pito mide veinticinco centímetros sé que es mucho, pero no puedo hacerme una real idea de lo que significa en términos concretos como sí lo hago si leo "doscientos miligramos de morfina."

Por otro lado, más allá de cómo me gusta exagerarlo y jugar con eso, es rarísimo que tenga fallidos, soy muy meticuloso con la sintaxis y la puntuación cuando escribo porque tengo terror de que no se entienda lo que quiero decir, es insoportable discutir conmigo porque hago silencios largos en los que le doy forma a lo que está por salir de mi boca para que sea exactamente lo que tengo en la cabeza, duermo apretando los dientes porque me cuesta mucho parar al hámster que sigue corriéndome adentro del zapallo cuando me voy a acostar y vivo contracturado porque casi siempre pienso más de la cuenta.

Ayer cuando manoteé el teléfono apenas me desperté vi que tenía un aviso de missing call de P. de la noche anterior como a las dos de la mañana, cuando yo estaba en el quinto sueño. Lo llamé y se rió de mí porque "Pero si te volví a llamar después de eso y hablamos como quince minutos, ¿no te acordás?" No, no me acordaba. Esta mañana volvió a reirse porque jura que cuando se levantó para ir a filmar (no sé ni qué hora era, no me acostumbro a no ser yo el que se despierta tempranísimo y se va cuando mientras el otro aprovecha que no tiene horarios tan inhumanos como los míos y sigue en fase delta) y me dio un beso antes de irse le dije un montón de cosas sobre el cuento que leí la noche anterior antes de apagar la luz, me burlé de la remera que tenía puesta y le pedí que cerrara la ventana porque entraba frío, "Pero me di cuenta de que estabas dormido porque cuando te pregunté si habías visto el cargador de mi compu me dijiste que 'Se lo di a la forra esa de cirugía que vino a romper las pelotas de nuevo y a pedir interconsulta para el paciente de la nosequé'".

En otro momento de mi vida (en cualquier otro momento de mi vida) me hubiera puesto delorto si me enteraba de que estoy hablando dormido de nuevo como cuando tenía 10 años, pensado automáticamente "Qué habré dicho, por dios, espero que no se me haya escapado que [inserte aquí tema prohibido y secreto]" y no hubiera vuelto a pegar un ojo por terror a confesar como al pasar algo que cuando estoy despierto tengo guardado bajo las siete puertas Pentágono de mi superyo. Ahora, en cambio, me doy cuenta de que hace semanas que no necesito tomar ningún miorrelajante para sacarme los nudos de la espalda o de la mandíbula, y siento que por primera vez en mucho tiempo (casi diría que por primera vez en mi vida) me permito relajarme, apagar todos los filtros y dormir en paz. Calculo que eso también es el amor.

9 comentarios:

CECILIA dijo...

hermoso!

Lolo dijo...

1) Todavía me debe 300 dólares en concepto de los vasos de colección que rompió en mi casa.

2) ¿quién le corrigió la sintaxis que quedó tan bien escrito?

3) Beutiful. Happiness is such a nice feeling.

Anónimo dijo...

:) yeah! eso también es amor! y para que no te sientas mal con las «burradas» que puedes decir mientras estás dormido, yo di mal la dirección de mi casa (la mezclé con la dirección de mi antigua casa) para una primera cita! y todo porque me llamaron cuando estaba dormida!!!

guilloterrado dijo...

Con que claridad describís las cosas que a todos nos han pasado alguna vez.
Más o menos parecidas, todos tuvimos/tenemos que despedir viejas sombras para poder disfrutar de momentos mejores. Pero son parte del camino, y no escollos como uno podría llegar a pensarlos. Parte necesaria e imprescindible para transitarlo.
Celebro tu nuevo estado. El siguiente paso es permitirse disfrutarlo.

moi dijo...

si en algún lugar del mundo existe un vos que guste de amar mujeres, espero encontrarlo pronto

Anónimo dijo...

no me conoces, no te conosco, leo tu blog desde hace bastante tiempo, me fascina, y opino exactamente igual que la de arriba. Un beso

Anónimo dijo...

"Amor propio" se llama. Acostumbrate, ya esta en desúso.

cristinassss dijo...

hermoso. eso también es, sin duda.

Fran dijo...

Disculpa, pero dijiste pito de 25 cm y no pude concentrarme nunca mas.