jueves, 30 de septiembre de 2010

Judeocristiano

Cuando recién se me estrujó algo del orden del ego al pensar si escribirle a P. para pedirle que me devuelva los libros y devedés que le presté o decretar un yafue y comprármelos de nuevo, casi con naturalidad me golpeó en la nuca el garrotazo de que -aunque me descubra muchas veces en una pose de pobrecitodespechadocorazónroto infumable- lo cierto es que dejé muchas más veces que las que me dejaron. Y muero de la culpa al pensarlo, para qué les voy a mentir.

13 comentarios:

melquíades dijo...

Loco Afán, de Lemebel (una edición fea, pero es inconseguible ese libro); El beso de la mujer araña, de Puig (lo tienen hasta en Coto, pero está lleno de anotaciones al margen que no quiero perder); Interiors y Manhattan que compré por una suma ridícula.

Lola Oh dijo...

Mmm. Entonces compralos de nuevo. A veces no queda otra que tapar la culpa con $$$.

melquíades dijo...

Lola Oh: no, es que justamente este caso es una de las pocas excepciones.

Oh Lylah dijo...

nunca comente en este blog porque me intimida
pero recien vi una lola oh que comentaba y dije... si una lola oh puede porque no una oh lylah

Oh Lylah dijo...

ah, y algo que supuestamente importa... hay que dejar morir la culpa y volverse culpogeno que es más divertido y quizá menos sano, pero desde el vodka votamos por la diversión

m. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vicky dijo...

Yo ODIO dejar me da culpa, vergüenza, pena, no sé por donde empezar. Entonces sigo saliendo sin ganas. Ahí es cuando ellos me dejan a mi. ¡Freud, teléfono!

Nico dijo...

Borges decia, Hay dos tipos de idiotas, los que prestan libros, y los que los devuelven...

porquepodemos dijo...

Ah! varias cosas, vamos por partes:
Una vez salí con una chica mucho menor que yo, era virgen y quería dejar de serlo conmigo. Yo no la tomaba en serio y le dije que no quería aprovecharme de ella. Me dijo: "si no sos vos, alguna vez va a ser otro". Aun resuenan en mi cabeza sus palabras. Muy linda estaba. Me odia por negarme. Con dejar pasa eso, no es para tanto, no será la primera ni la ultima vez. Solo la soberbia nos hace pensar que moriran sin nosotros.
Otra: ABSOLUTamente de acuerdo con lo del Vodka, o la Vodka. Siempre divierte.
Último: el que presta libros es un estúpido, solo superado por quien los devuelve.

Che, que bueno lo del Vodka, son las 9:40am... alguien tiene un Speed por ahí?

m. dijo...

Dejar es mucho más horrible que ser dejado, en mi escasa pero dolorosísima experiencia.

(Sí, ya había dejado este comentario pero había escrito "escasa" con z. Yo digo que tuve un pequeño ACV al escribirlo, para salvar el honor).

Lucía dijo...

Yo creo que la vida es un proceso largo, exhaustivo y agobiante para dejar de sentir tanta culpa. La mía, por lo menos.

Y Borges es lo más grande que hay.

Tomatito dijo...

What goes around comes around. And oftentimes it comes around to bite you right in the ass.

Dejaste, ahora fuiste dejado. Tu turno, Chuck.


Si es absolutamente necesario, compra versiones nuevas de lo que perdiste. Yo no presto libros, los regalo. "Pásalos pa' alante" me decía siempre mi viejo. "Una vez que los leíste ¿pa' qué los quieres? Pasa el conocimiento, riégalo."

Y eso hago. Salvo libros muy especiales (no más de diez, y eso porque han sido dedicados por amigos, profesores, colegas) y los de referencia como tesauro, diccionario de la RAE, y la colección de Mafalda para mis citas citables, no creo en tener libros que no voy a volver a leer en una morgue de tablillas acumulando polvo.

Spread the wealth, move it forward.

Buen finde.

melquíades dijo...

Oh Lylah: ay, yo en ocho años de análisis hice un montón de cosas pero nunca pude matar a la culpa...

vicky: yo tiendo a hacer lo mismo, pero salir sin ganas me da más culpa todavía y es la víbora que se come su propia cola.

nico: yo soy los dos idiotas juntos.

porquepodemos: el error de la chica fue decirte que era virgen, por supuesto! Es como cuando te dicen que nunca estuvieron de novios en la primera cita, no me lo cuentes! NADA DE MEZCLAR SPEED CON VODKA.

m.: uy, qué temón. Para mí son dos dolores infinitos cada uno a su manera; pero sí, si tengo que elegir prefiero el dolor de ser dejado.

Lucía: coincido en TODO.

Tomatito: uy, a mí el TOC me llegó hasta los libros. Si me prestan un libro que me gusta mucho, TENGO que comprármelo, no importa que ya lo haya leído. Abrazo!