miércoles, 11 de agosto de 2010

After office

Una tarde entresemana, Bárbaro, mesa nicotínica en la vereda a pesar de la llovizna. Sigo con la vista por dos segundos a un oficinista de traje y me burlo de mi propio fetiche. Me encanta charlar con A. porque gesticula muchísimo cuando habla:

-Vos cambiás los nombres según la ocasión, pero en el fondo tu vida sentimental es siempre más o menos parecida. Digo, siempre es un "Está V que me encanta pero que etcétera con el ex; y también W, X, Y, Z que están buenísimos y me aman y me stalkean sin parar pero que a mí no me mueven un pelo", ¿no?

Me sonrío y le hago a la moza un gesto que en otro contexto podría significar "Se te están quemando las tostadas", "Para mí sin azúcar el té", "¿Acá para el 102?" o incluso "Doctora, el paciente de la 611 está con clínica de edema agudo de pulmón", pero que los dos interpretamos claramente como "¿Me traés dos cervezas más y la cuenta?".

Demasiadas verdades para un miércoles. Por suerte salí sin paraguas: caminar bajo la lluvia te aclara las ideas.

7 comentarios:

melquíades dijo...

Caminar bajo la lluvia y la sopa de calabaza y canela. Eso.

Fran dijo...

Ay nene, iba a decirte otras cosas relacionadas con el post pero me detengo en la sopa de calabaza con un toque de MIEL.

Anónimo dijo...

que un ex sea tu prioridad hace que pierdas los muchachos que consideras opciones...

Abrujandra dijo...

Un buen bar...lluvia...nada más lindo eh.
Una buena compañía también.
Besotes.

LiteralMente Impulsiva dijo...

Jajaja muy bueno! Y nada mejor que caminar bajo la lluvia para aclarar las ideas :)
Un buen hallazgo tu blog!
Beso!

Anónimo dijo...

Queremos mas de vos! cuando escribís otro post?

Lola Oh dijo...

Dónde estarás, me pregunto.

Hmm.