martes, 29 de junio de 2010

Plan B


Bruno se entera de que Laura, su ex-novia, tiene un nuevo novio, Pablo. Trata de recuperarla pero no lo logra: ella sólo acepta que se vean en secreto de vez en cuando. Bruno, no conforme, se acerca a Pablo a espaldas de Laura para tratar de desarmar la pareja desde abajo; pero descubre una ambiguedad en él. Agarrándose de esto Bruno piensa un plan B: enamorarlo a él para que la deje a ella.


La semana pasada por invitación de mi amigo PAblo fui a ver Plan B, la ópera prima de Marco Berger.

1) Lo debo haber dicho un millón de veces. Yo tengo una tendencia muy marcada a enamorarme (y a desenamorarme) de las insinuaciones, de los gestos imperceptibles y de los detalles mínimos. Está todo bien con las declaraciones solemnes y barrocas, pero prefiero dejárselas a los poemas de Góngora y Agote: para mí el amor es todo ese aire de encantadora simpleza que se respira en los 103 minutos que dura Plan B, esa política deliberada de frases que parecen verdades de perogrullo pero que a mí me dejan sonriendo ("Para mí solo, te quiero" #fallinlove).

2) A lo mejor es solamente una pose y un personaje de chico de entorno urbano-clasemediaprofesional-superado-tempranamentepsicoanalizado que armo de mí mismo para proteger mi ego de vaya uno a saber qué cosas, pero la realidad es que en mi vida la dicotomía heterosexualidad/homosexualidad nunca fue algo conflictivo ni que me quitara el sueño. Yo me enamoré de chicas, salí con chicas hasta que un buen día me di cuenta de que en realidad me veo pasando el resto de mi vida al lado de un hombre. Exceptuando el ineludible y fisiológico pendular estrogeno-progestacional (a.k.a. ciclo menstrual) femenino, los puntos de choque en una pareja son básicamente los mismos más allá del sexo de sus partes. La peli hace eco de esto, y el foco del conflicto pasa por otras procesiones que van por dentro de la cabeza de los protagonistas y que no tienen tanto que ver con si hétero u homo.De vuelta, todo bien con Brokeback Mountain pero ya, no me jodan, eso no es la vida real.

3) Capitán Intriga dice que tengo el gusto atrofiado y que me haga ver, pero para mí el chico que
hace de Pablo es súper sexy y quiero que nos casemos.

Vayan a verla. Sábados a las 20, domingos a las 18 hs a partir del 3 de julio en el MALBA, Figueroa Alcorta 3415. Y si tienen ganas después vayan al Cafe Des Arts, que hacen unos gintónics que rajan la tierra y te dejan pipí cucú para volver caminando por Salguero.

viernes, 18 de junio de 2010

Mi familia es un dibujo II

Mamá está militante a full con el temita del matrimonio gay, y me llama cada dos o tres horas para preguntarme cuándo me voy a casar y contarme que le llegó de buena fuente el dato de que Cynthia Hotton tiene un vaginismo que no cede ni con succinilcolina. Ayer me mandó este video.


from mamá
to melquíades
date 17 June 2010 13:20
subject Fwd: ¿Qué pasó después de cambiar la ley?

Esto es para que lo veas y reenvíes a esa manga de degenerados que tenés como amigos. Estoy preocupada, porque justamente sucede en Massachussets, lugar de residencia de la familia Ingalls. ¿Cómo puede ser que JUSTO allí se legalice el casamiento entre invertidos/as?. ¡Oh, dioses! Me pareció ver en algunos capítulos al Sr. Ingalls tocándole el culo a Edwards: ¡por eso el otro desapareció de la serie!