domingo, 21 de marzo de 2010

Dialogue Box

-Es que yo te amo…

-No, no me amás. Eso no es amor. Te gusto, en todo caso.

-Te digo que estoy enamorado de vos, yo sé cuándo me gusta alguien y cuándo estoy enamorado.

-¿Cómo sabés la diferencia? ¿Estuviste enamorado en serio alguna vez?

-Sí. Bueno, más o menos.

-¿Entonces cómo sabés?

-Porque sé. Porque me duele, por eso.

-Hum, ¿cómo te duele? ¿Cuánto te duele?

-¿Me estás cargando? ¿Qué te pensás, que soy alguna de las viejas cagadas que tenés de pacientes? ¿Cómo que cuánto y cómo me duele?

-Claro, dolor punzante, cortante, opresivo, ardiente…

-Sos un idiota.

-Dale, de uno a diez, ¿cuánto te duele? –hay determinados conocimientos que terminás usando en el momento y en el lugar menos pensado; a veces pienso que there’s no such a thing as escisión entre lo racional y lo emocional en mi mente.

-¿De uno a diez? Te cagaría a trompadas. Como catorce me duele, pelotudo.

-Hum, entonces tenemos un problema. Estás enamorado, es cierto.

-Claro que sí, ¿no te digo?

-No, pero es que no puede ser. Vos no me conocés, nos vimos ni siquiera una vez entera en la vida, a lo sumo media vez. No te podés enamorar de alguien si no lo conocés.

-Sí que te conozco. Sé que te gusta el té; se cómo se llaman tu prima, tu hermana, tus mejores amigos y tu jefe; que te gusta cocinar; que te molesta que te pregunten pelotudeces; que no tolerás el edulcorante…

-¡Eso no es nada! Eso lo sabe hasta la chica que atiende en el comedor de la oficina. Yo soy mucho más que eso, soy un montón de cosas que no conocés y probablemente tampoco conozcas nunca, un par de esas cosas están buenas y otra buena cantidad son una mierda así de grande. Vos no conocés lo más importante que hay que conocer para enamorarse o dejar de enamorarse de alguien, que son las cosas cotidianas. No hay ningún lugar posible para el amor si no sabés no sé, qué expresión tiene el otro cuando se despierta, cómo huele cuando está apenas transpirado por subir corriendo la escalera, cómo se le pone la piel de la nariz cuando le dio un rato directo el sol del mediodía, cómo le quedan los ojos después de reírse mucho, qué hace con las manos después de besar o de coger, a qué le tiene miedo, qué cosas lo sacan del molde o lo ponen muy triste, ¿entendés?

-No. O sea, sí, pero no estoy de acuerdo.

-A ver, vos no te enamoraste de mí. Vos te enamoraste de una construcción que hiciste de mí en tu cabeza y que quién sabe cuánto tiene de mí y cuánto de un millón de otros objetos de tu deseo que estás proyectando sobre mi figura.

-No parás ni un segundo de pensar, ¿no? ¿No te cansás por momentos?

-Jamás.

9 comentarios:

melquíades dijo...

El amor es como una intramuscular, siempre duele. El punto es hacer un balance entre la intensidad del dolor y el beneficio que esperás obtener. Y, obvio, si lo que hay del otro lado de la jeringa es nada más que solución fisiológica no hay beneficio posible, y es hora de que te pongás a pensar -de corazón- qué carajo estás sosteniendo y por qué no soltás esa mancuerna de clonazepan para jugarte por algo que vos sientas que vale la pena en serio. Y que no sea yo, porque -en serio- no la valgo.

ensimissmundo dijo...

Como mucho, un monólogo interactuado...
Pero como cuando uno no quiere, dos no pueden, no existe debate posible, o por lo menos posibilidad de llegar a un entendimiento común, y quien mejor para decidir sobre quienes lo conocen, que uno mismo.
Disculpa que haya comentado, por ahi es algo privado, pero es que por alguna extraña razón, necesité hacerlo. Saludos!

olorcito a siesta dijo...

Exelente!.... memmcató lo de la proyección amoril... y es que es así, la cuestión es tan egoista siempre... uno ama No lo que el otro es, sino lo que uno quiere y cree que el otro es para uno... y como no iba a serlo si ya don Lacan dijo que el enamoramiento es el estado más parecido a la Psicosis...

ensimissmundo dijo...

Calzó justo
"Observemos un diálogo entre dos personas: cada una de ellas hace lo posible para que la otra reciba las ideas que quiere transmitirle. El clásico esquema emisor / mensaje / receptor se reitera de manera continua en cualquier comunicación, sea ésta verbal, escrita o audiovisual.
Sin embargo, la psicosis obnubila esta comunicación y la vuelve imposible. Se anula el goce, el disfrutar de ser entendido y de esta forma no hay diálogo."
"En tiempos de Freud, Lacan, e inclusive hasta no hace mucho la presencia del partener debía ser física [...].
Sin embargo, hoy no es necesaria la presencia física. Basta con la pantalla de la computadora, en la cual siempre hay alguien con disposición a compartir todo tipo de prácticas, y la soledad y privacidad ayudan a eliminar inhibiciones.
De esta manera se produce una reemplazo del partener o socio presente físicamente por otro que no está.
La retroalimentación se da de una manera efectiva. Una vez que se llega a un nivel de psicosis [...]es necesario un paso más.
Siempre un paso más, hacia un abismo que está cercano a nuestros pies¨[...], hasta que se crea una situación insostenible, con un grado de dependencia que pasa a ser esclavitud y de la que es imposible salir sin una ayuda que se hace cada vez más difícil pedir.
Esta situación, además, se ve favorecida por el anonimato. No es necesario que nadie golpee a la puerta [...].
Hasta que un día la persona pase un momento de crisis y la salida de ésta no sea por la mejor opción posible."
Ampliar en: Alteraciones de la salud mental - neurosis y psicosis: aproximación

Maca dijo...

¿Quién dice que no vales el amor de un alguien?
Todos tenemos defectos, todos tenemos quilombos, y todos tenemos pilas y pilas de actitudes de mierda.
Y?...
la balanza puede decir que todas tus virtudes valen lo suficiente como para bancarse la otra parte...
De todas formas, con lo que decis en el texto, coincido al 100%, contruimos una y otra vez personas que nos enamoran y las encajamos en un cuerpo y después acomodamos todo lo que no encaja para que encaje...
y que terrible cuando se desencaja todo y nos damos cuenta de todas las cosas que en realidad nunca fueron parte de ese serrr...
QUE DIFÍCIL LA OBJETIVIDAD EN EL AMOR MIERDA!

Ruby dijo...

Qué acertado lo del balance entre la intensidad del dolor y el bien que se espera; y qué gran descripción de lo que sí es estar enamorado.

Justamente en los últimos días estaba pensando (o sintiendo)... a veces uno se acostumbra tanto a la euforia del logro en la situación difícil o con la persona con la que resulta difícil; que después, cuando todo está bien, sigue buscando sentirla. Es difícil acostumbrarse a que la pareja más que euforia, es estabilidad y cotidianeidad. Creo que ésa es también una de las diferencías entre enamorarnos de la construcción que hacemos y enamorarnos realmente del otro.

Marcos dijo...

El martes tuve este mismo diálogo, estando en tu lugar y mi enamorado en el del otro pibe...

melquíades dijo...

olorcito: en este caso tengo indicios bastante concretos de que el enamoramiento cursa CON psicosis! besote

ensimissmundo: 100%! un beso.

maca: valgo el amor, sí; me refería más bien a que el esfuerzo y desgaste que implica siempre seducir a un otro en este caso -por unilateralidad irreversible- es totalmente al pedo. Un beso.

marcos: la erotomanía es más común de lo que uno piensa y de lo que al mundo le conviene. Abrazou!

Martín D. dijo...

brillante! ahora una cuestión que creo importante: porque damos por sentado que el "verdadero" amor se debe dar en una relación de pareja? porque la experiencia nos dice que no es una buena formula. El amor tiene que dar libertad y eso en una relación de pareja es prácticamente imposible.- Es peligroso cuando amar se vuelve un sinónimo de tolerar.- Muy bueno el blog.-

saludos sureños