domingo, 14 de marzo de 2010

Básicos IV

Una de las cosas que terminó inclinando la balanza hacia el lado del “te voy dejando” con mi última seudo relación fue que me mandara mientras yo estaba de vacaciones un mail donde escribió va cuando quería decir bah. OK, a lo mejor el contenido del mail también influyó un poco.

Creo que jamás me quedará del todo claro si es por gourmet o por gordo, pero para mí la gran mayoría de las cosas giran en torno a la comida. Septiembre no es el mes de mi cumpleaños, es el mes donde empieza a haber alcauciles, espárragos y frutillas; P. no vive en Recoleta, vive a la vuelta de Natural Deli y en la esquina de ese otro donde hacen sándwiches tan ricos; la casa de C. no está en Colegiales sino cerca de Le Blé y de L’epi; invierno no es tanto ropa de lana y oscurecer temprano como sopa de zapallo, dulces caseros y hacer muchas cosas en el horno; antes de qué lindo el recital es fuimos a un lugar donde tienen una crème brûlée casi tan rica como la que preparo yo; el verano no es Navidad o las vacaciones, es muchas muchas ensaladas distintas, cerveza, limonada y los mejores tomates del el año para comer como manzanas.

Se supone que estás preparado porque tenés un bagaje teórico de cuatro años taladrándote encima, pero es terrible ver cómo se te va la estantería a la mierda y tenés que empezar de nuevo la primera vez que ves a un paciente de carne y hueso y no de power point.

Voy caminando –y me encanta hacerlo- cada vez que el tiempo no me corre y que las distancias no son demasiado largas.

No sé si es la costumbre de dormir poco y levantarme siempre a horas inhóspitas, pero de un tiempo para acá tiendo a despertarme temprano y sin sueño los fines de semana.

Las mudanzas siguen estresándome aunque la actual sea la cuarta en menos de dos años, pero qué lindo que es aprovechar para deshacerte de todo ese montón de cosas que ya no tenés ganas de llevar con vos.

Seven days in sunny June de Jamiroquai, If I ever feel better de Phoenix, Heat of the Moment de Kevin Johansen, Prelude to a kiss de Duke Ellington, Força estranha de Caetano, Treehouse de I’m from Barcelona, Stay out of trouble de Kings of Convenience, Sun de Lisandro y seguro que me olvido de un par: hay canciones que automáticamente me suman cinco o seis puntos en buen humor sin importar cuál sea el estado basal.

No sé si hay algo que me resulte más atractivo que escuchar hablar a alguien y no sólo darme cuenta de que sabe perfectamente lo que está diciendo, sino además percibir en su tono de voz una profunda pasión por lo que hace.

7 comentarios:

melquíades dijo...

Si se fijan con mucho detalle verán que en la primera y segunda foto de Natural Deli que hay en la Guía Óleo se ve a uno con suéter verde que se sienta medio encorvado. Bueno, ese soy yo #casifamoso.

Pura López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Andy W dijo...

te RE gusta!

Penélope dijo...

La gente apasionada de lo que hace es un placer de escuchar.
Yo me encontré con una contadora-abogada que hablaba con una pasión de los impuestos que te quedabas escuchando como si fuera un cuentito....divino.
Me encantó el post.
Un beso!

Anónimo dijo...

la magia del procesamiento digital de imágenes demuestra, sin lugar a dudas, que:
a- lejos de ser un cardigan vintage de penguin, lo que tenes puesto es un buzo con capucha de Narrow
b- La bebida es de NaturalDeli, pero te estas comiendo un pebete de salame y salsa golf envuelto en papel aluminio.
c- No podemos identificar con exactitud el título de la obra literaria que te hipnotiza, pero si al autor : Isabel Allende.
d- en tu ipod ( genérico ) suena una playlist de either arjona o aute ( los expertos se encuentran discutiendo)

Nacho ( con cariño...)
p.s. me preocupa tu curva térmica, cuantifica diuresis cuanto antes #sepsissevera

Eloy dijo...

La puta madre, mientras leia esto, arrancaba "If I ever feel.." de phoenix, justo lo iba a cambiar por alguntema del nuevo cd y me arrepenti. Si no fuese porque llueve como loco, iria a jugar al casino, o al bingo...o algo similar.

melquíades dijo...

andy: comprenderás que ahora tendré que matarte...

penélope: 100%! un beso.

nacho: el once es infinitamente más digno que narrow! Era (lo regalé) cashmere y lana merino dior el suéter ese, te voy a matar. Estoy óptimo de la faringitis, el celestone debería ser un derecho humano.

eloy: es el track 4, si supiera cómo se juega a la quiniela o al bingo o ALGO, le apostaría unos pesos. Saluditos.