miércoles, 3 de febrero de 2010

Blackbird


I'm sentimental
So I walk in the rain
I've got some habits
That I can't explain (...)
But why try to change me now


Hobsbawm dice que en realidad el siglo XX empezó en 1914 con la Primera Guerra Mundial, y terminó en 1991 con la caída de la URSS.

Bueno, yo creo que soy más lindo y tengo un poco más de onda y menos de aspecto ñoño que él; pero sin darme cuenta termino aplicando eso que me gusta mucho de definir el continente cronológico de procesos, plazos y períodos de mi vida enmarcándolos no tanto por fechas en el sentido estricto sino más bien por hechos que se me antojan biságricos.

Empecé, por ejemplo, a pensarme y a verme a mí mismo como un adulto no cuando cumplí los 18 o los 21, ni cuando cobré mi primer sueldo, me cayó el baldazo de que me gustan los hombres, me fui de vacaciones sin mis viejos, empezaron a confundirme con mi padre o a decirme señor al hablar por teléfono, ni cuando cogí o me dijeron te amo por primera vez. Tampoco cuando leí alguno de los libros que me partieron la cabeza, mandé mi primer telegrama de renuncia o me hicieron una propuesta indecente, ni cuando probé alguna droga o me compré una crema; ni siquiera cuando me di cuenta de cuánto me apasiona la Medicina. Para mí la adolescencia terminó cuando cicatricé aceptablemente después de que me rompieran el corazón en serio por primera vez, un tiempo después de escribir con los ojos vidriosos unos mails que (ordenando, catalogando, archivando, ¿cuándo no?) releo y me dan una ternura enorme y unas ganas terribles de abrazar en retroactivo al pendejo inocente y que entendía tan poco de la vida que era yo en ese momento, y del que ahora -años después- sigo reconociendo a volar de pájaro un sonreír medio torcido que se me hace igual desde que tengo memoria, una posesión casi mística y una tendencia clara a emplear frases largas y amarrocar puntos y aparte cuando escribo, y una manía por inventar palabras y empecinarme en usarlas sólo porque me gusta cómo suenan.

10 comentarios:

melquíades dijo...

En realidad esto iba a ser el relato de un cuasi papelón en el ascensor de la facultad hoy a la tarde, en fin.

tinavalenvalentina dijo...

como la mandada lectora silente que soy, apenas leí lo de "hechos biságricos" dije, "tengo que comentar solo para felicitarlo" hasta que leí lo de la ternura de vos mismo y me dieron ganas de abrazarte.
obvio que cuando abrí el link de la RAE, también.
asique mi comentario biságrico en mi historia en tu blog dice: te felicito y gracias (voy a tomar prestado el término)

Lolo dijo...

Mencanta como el simple hecho de ir a tomar un ascensor y casi pasar un papelón puede revelarnos el sentido mismo de nuestra adultez y, al mismo tiempo, expresar una ternura digna de un abrazo, pero como ya lo abracé recientemente dese por hecho.

Adoré el post. En serio.

Penélope dijo...

Que lindo post!!!! Me encantó el cómo y el qué, me alegra haber llegado hasta aca.
Un saludo1

Fran dijo...

Tambien dice que el siglo XX se divide en uno corto y uno mas largo, pero bueh, aca lo importante es que este es el post mas lindo que te lei.

Mr. York dijo...

solo envió un abrazo
y un gracias por compartir esto.

york

Juan dijo...

Una vez más me sentí muy identificado con tus experiencias.
Hace tres años, cuando tenía 17, escribí un mail en el que le rogaba a una persona que me quisiera como yo quería. Y por primera vez en su vida, mi destinatario fue claro y me dijo NO. Ese no me dio, al fin, una certeza. Y me dio la libertad para poder olvidarme tranquilo.
Y nunca lo pensé como un pasaje a la adultez, pero ahora veo que hubo mucho de eso en esa determinación de abandonar ciertas fantasías, cierto tipo de sufrimiento.
Eh, bueno, me fui al carajo.
Buenas noches (!).

Marcos dijo...

Qué suerte que no fue sobre el papelón del ascensor, porque este texto es hermoso. Hermoso en serio.

Rara dijo...

"Take these broken wings and learn to fly/all your life/You were only waiting for this moment to arise"
Lovely. Como siempre, ud. regalándonos estas pequeñas joyas, así, como si nada.
Saludos y gracias!

melquíades dijo...

tinavalentina: aproveche para tomar prestado antes de que se me ocurra registrarlo, ja. Saluditos.

Lolo: :) abrazotote.

Penélope: muchas gracias!

Fran: ay, algo así me acordaba que decía pero sabía que si mandaba fruta te ibas a dar cuenta. Beso!

mr. york: abrazo!

juan: hay muchísimo de eso, de desencantamiento en el sentido de perder el pensamiento mágico y darte cuenta de que algunas veces no importa lo que quieras ni lo que hagas si el otro no te corresponde. Saludos!

marcos: muchas gracias! Eso que, como te dije, cuando terminé de escribirlo a mí me pareció regular tirando para el lado de pedorro. Abrazou!

rara: :) beso!