sábado, 19 de diciembre de 2009

Los años que siguen van a ser pesaditos: ahora que me enseñaron a abrir botellas de cerveza con un estetoscopio y vino con una jeringa siento que tengo todos los conocimientos que me interesaban de esta carrera ingrata y que lo que queda será sólo sufrir. Ah, no; cierto que también quiero aprender a autopracticarme una blefaroplastía para cuando cumpla cuarenta.

4 comentarios:

Emi_Sur dijo...

jajajajja Por Dios...tanta sabiduría!!! Joder! jajaja

Lindo por aca, saludos

Indignada dijo...

yo creo que con eso ya estás eh!

Fran dijo...

Eso es lo bueno de tener un amigui medico.

Anónimo dijo...

A ver...
Lo de la cerveza y el esteto es un ornamento literario/licencia poética ?? porque intenté y no me fue muy bien...
p.d. me debes un littman master cardiology Black edition...y una stella de litro.
Nacho.