lunes, 23 de noviembre de 2009

Thursday morning rock

Esperaba el capuccino apoyado sobre la máquina de café y repasaba mentalmente la secuencia de ruido de cae vaso-cae paletita-cae azúcar-muele café-cae agua y me sonreí un poco con ese recordar en el que los circuitos de memoria parecen venir más del plexo sacro que del hipocampo.

Se acerca un compañero y casi me susurra al oído para que no escuche nuestro jefe desde la máquina de al lado:

-Hijo de mil puta, se te nota en la cara. De todas las veces que llegaste tarde y con esa cara de dormido, NUNCA te vi con ese buen humor.

Por supuesto que cuando sonó el pip preludiando el Listo lo miré con expresión de "No sé de qué me estás hablando" y volví a mi box a fingir que trabajaba.

4 comentarios:

valentina dijo...

upussssssssssssssss

Pollo Sempai dijo...

eres piel morena canto de pasión y arena (8)




eso tatareas ahora


(?)

melquíades dijo...

jajajaja sos un idiota

Omi dijo...

jajajajaj me mato la de thalia... comprate un personal querido, tenemos que hablar.