martes, 27 de octubre de 2009

Sobre el bosque gris

Hoy se hizo realidad la peor pesadilla del ñoño: ir a la biblioteca y que esté cerrada.

Con la certeza de que al sol me iba a agarrar mínimo un melanoma, fui a sumarme al club de los lagartos y a leer en plaza Houssay. Por suerte, porque se acercó un señor "Disculpe que lo moleste, doctor, buenas tardes. Soy del servicio secreto mongol. ¿No me convida un cigarrillo?". Lo mínimo que merecía después de semejante revelación era un cartón entero, así que le di el último cigarrillo que me quedaba.

5 comentarios:

Fran dijo...

Menos mal que yo no toco esa plaza ni muerto!

Bufandero dijo...

era lo mínimo que podía hacer, lo MINIMO

Indignada dijo...

jajajaj se lo ganó, totalmente.

Ca dijo...

Sí, los mongoles hacen rancho en plaza Houssay.

melquíades dijo...

fran: no sabés los oblicuos de skater que te estás perdiendo!

bufandero, indignada: claramente.

ca: me llegó un rumor de que los de la KGB están en la plaza que está frente al Palacio Pizzurno (¿Rodríguez Peña?), ¿sabés algo al respecto?