domingo, 20 de septiembre de 2009

Falciparum

Ella y varios más me sugirieron que me guarde para cuando haga Clínica toda esta neurosis obsesiva y esta tendencia insoportable e incontenible mía a buscarle a todo una explicación lógica, racional, rotulable, repetible hasta el infinito en condiciones tabuladas de presión y tempratura.

Me odio con locura cuando hago comparaciones así, pero en mi cabeza es como la diferencia entre entender fisiología renal y aprender de memoria las ramas de arteria axilar, pero sin aquello de mamá es acróbata en dos circos.

Tendré que darme por notificado de eso, de que hay veces en que las cosas son como son y no hay nada que entender, nada que desglosar.

¿Y mientras tanto qué es que hago con todas estas ganas de entender? Ah, sí, me dejo de joder y me voy a leer mecanismos de patogenicidad de Plasmodium spp.

6 comentarios:

melquíades dijo...

¿Alguien por favor me puede tirar un medio ladrillo por la cabeza como castigo por esa redacción aberrante?

Bufandero dijo...

Hay cosas que no tienen explicación, Dios trabaja en forma misteriosa (esa es mi formación o mejor dicho mi malformación católica hablando!, ay la Hermana Concepción estaría tan poco orgullosa de mi)

Abrujandra dijo...

"Qué es que hago" es lo único reprochable, si hay más deberé revisarme el melón porque estoy perdiendo el ojo para estas cosas.
No te preocupes, será eso de querer entender todo...no sería eso lo más terrible sino lo mal que te sentís. Tomate un té y listo.
Espero que haya próxima porque me quedé depilada y sin visitas jajaja.
Owe no se moverá de su lugar, espero que lo hayas pasado lindo nene.
Besos en la frente.

Indignada dijo...

te banco porque de verdad es horrible no encontrar explicación. Pero hay que hacer el intento y pensar en otra cosa. A ver qué pasa.
BEsos

ensimissmundo dijo...

Hola, entender algo puede ser placentero, ahora querer entender algo ya es un don, un magnífico talento que si movido por las razones correctas, puede obrar maravillas.
Una vez me dijo un profesor de la facu que para poder decir que sabemos algo, la mejor prueba que nos podemos hacer es tratar de explicárselo a nuestra abuelita.
Creo que ese buen sentido del 'saber', bien aplicado a lo que a uno le gusta hacer, completa la definición de "talentoso".
Saludos, no pasaba hace tiempo y siempre disfruto ese 'buen sabor de boca' cuando leo ;)

Chuchini dijo...

ahi te mande un ladrillaso... el plasmodium la rompe!:D