viernes, 14 de agosto de 2009

Pabre gente

Un placer un poco de abuela y casi sádico que tengo es, cuando estoy en casa en horas piquísimo (ahora, ponele, viernes víspera de fin de semana largo a las ocho de la noche), prender la radio y escuchar en esos típicos informes sobre el estado del tránsito en los principales accesos de la ciudad cosas como MUCHA paciencia en Panamericana ramal Pilar, por un cuádruple choque originado luego de que una pelotuda se agachó a levantar una horquilla para el pelo que se le había caído abajo del asiento se comiera un camión cisterna que explotó sobre la calzada, hay quince kilómetros de embotellamiento. Entonces me acerco a la ventana hasta que la nariz quede casi pegada contra el vidrio, pienso en los pelotudos que salieron de la oficina hace dos horas y siguien poniendo primera segunda primera punto muerto primera segunda punto muerto y suspiro un "Pabre gente" mientras me voy a servir más té y a cambiar de radio.

9 comentarios:

melquíades dijo...

Parece pero no, no es Apocalypse Now.

Priscila M. dijo...

Yo pienso lo mismo, cuando voy escuchando la radio en el auto, sabiendo que hay gente que tiene 1 hora y media de viaje y yo tengo la facultad a 10 minutos de mi casa jajaj

Andy W dijo...

Es buenísimo correrse del camino más transitado y cosechar ese tipo de beneficios. De todos modos por algo está tan transitado: están buenos los fin de semanas largos!

Indignada dijo...

jaja. eso es guachada. Pura.

Bien por ti

pillow_of_winds dijo...

Disfruto algo similar: esperar que llegue el siguiente subte mientras todos suben a las corridas, a apretarse contra las ventanillas sucias.

Prefiero llegar diez minutos más tarde a la oficina - y tener que irme un rato más tarde, claro - antes que viajar apretujada.

De todas maneras, entiendo que la gente debe llegar a horario a su trabajo y que no tienen la posibilidad de darse el lujo de decidir llegar un poco más tarde.

Lo que no entiendo, es la necesidad de apretujarse en el regreso. ¿A dónde tienen que ir que corren tanto y se someten al efecto "lata de sardinas"?

Prefiero salir de la oficina, caminar un rato y bajar al subte cuando sé que el horario pico ha pasado.

Abrujandra dijo...

Qué placer...en verdad, el té lo sublima todo.
Besos en la frente.

Fran dijo...

te voy a regalar unos tes de canela y jengibre.

melquíades dijo...

priscila: sí! igual ahí me da un poco de pena porque en otro momento yo también lo sufrí.

andy: RE buenos están los findesemanalargos, pero yo lo decía más bien por los boludos que vuelven a su casa y se morfan el tráfico de los que se van de vacaciones.

indignada: purísima, ja. Saludos.

pillow: yo debería cumplir un horario, aunque la realidad es que en todo caso prefiero bancarme alguna cara de culo y llegar quince minutos después, pero sin el paraguas de alguien clavado en un riñón.

abrujandra: el té está en mi top 10 de cosas imprescindibles para la vida.

fran: sí!

Anónimo dijo...

cinismo + psicoanálisis + té : medicina interna !!! . Sé qué para algunos la elección de la especialidad resulta un tanto difícil, no creo que sea tu caso.
saludos
Nacho.