lunes, 19 de enero de 2009

Voita

Ayer estuve acá. Entre algunas cosas lindas y algunas aberraciones como tazas durax al precio de porcelana Tsuji y demás, mi marido encontró ese molinillo (que luego bautizaría Voita) que me parece de lo más adorable y que cambió mi concepto de café. Si el pobre supiera lo que va a tener que trabajar en época de exámenes y entregas se autodestruiría de un momento a otro.

5 comentarios:

Vulgar dijo...

Quién es tu marido?

Cualquier Verdura es bueníííísimo. Y las tazas de durex son de la época de mi auela.

Lolo dijo...

Seguramente vendió mi afeitadora en el mercado negro de Once para poder costear tan eficaz aparatejo.

melquíades dijo...

vulgar: mimarido justo no salió en la foto porque estaba sentado en el otro sillón, pero es el que me regaló el molinillo.

lolo: ¿acaso me está haciendo seguir?

Pura López dijo...

extremadamente tentador y encantador.como siempre..

Chuchini dijo...

se que no es lo mismo pero lo encuentro extremadamente parecido al exprimidor ese que aparecia en Rcko.. lo amé jaja