viernes, 23 de enero de 2009

De cómo me reconcilié con los empleados de Metrovías

Hoy hacía con mucha paciencia la eterna fila para cargar la Subtecard en una estación de la línea D. Para variar, una sola caja abierta; en la de al lado una empleada tomaba mate y se taponaba las arterias con bizcochos Don Satur. Mucho no me importaba, debo decir.

Mientras el que estaba adelante mío se peleaba porque no le querían vender un solo boleto si pagaba con un billete de cinco pesos, la fundamentalista de las grasas saturadas me miró, me sonrió, dijo a su compañera (pero en voz bien alta) algo que sonó a piropo y que no reproduciré, abrió la caja, cargó mi tarjeta, me deseó un buen día y volvió a poner el cartel de "CERRADO".

La vieja de atrás mío dijo algo sobre la vagancia, el acomodo, los jóvenes y la moral, pero no la escuché muy bien porque justo empezó un anuncio de "Su atención por favor, Metrovías informa que papapa". Decí que si algo no quiero es terminar en quince años dando de comer en la boca a una víctima de un ACV isquémico, que si no me casaba ahí mismo, en la escalera mecánica.

8 comentarios:

Vulgar dijo...

Jajajjaja, tuviste la sensacion de una mina que esta buena. Esas cosas pasan todo el tiempo!

Pura López dijo...

xD
ésta fue contratada por tu terapeuta también.
imaginate si esta gente que nos dice cosas supiera que les dedicamos todo un post...

Fran dijo...

Che maleducado, ojo con los don satur!

Abrujandra dijo...

Ay él...todo chenchual y atrastivo.
Me encanta como algo circunstancial puede convertirse en tan bello texto.
Dejaré los bizcochos definitivamente.
Quiero vivir más allá de quince años más, más, más.

Ed dijo...

Me encanta la actitud.

Lástima que provenga de ese tipo de gente.
Los empleados de transporte público son la lacra más baja de la sociedad que hay que proceder a eliminar gradualmente.

Dejá de usar el transporte público y aclimatate a la ciudad Joseph. Caminar es saludable y no mata.

Betty Carol dijo...

Y eso que no le cocino! SI la proxima le lleva una pata de pollo, le dejan manejar el tren. Minimo.

Lolo dijo...

No sea demente, usté está casado. Y veo que su esposa no se inmuta por ello. Esto es una locura.

melquíades dijo...

vulgar: es geñal. El ego me lo bajaron con una metralleta antiaérea.

pura lópez: seguro. La próxima vez que le pague veré el detalle en la factura porque seguro que me cobra los honorarios de la actriz.

fran: son un guilty pleasure, MAL. Un beso.

abrujandra: pero es que son tan ricos los bizcochos... Un beso.

ed: bueno, pero nodá caminar treinta cuadras bajo la lluvia... Un besito.

betty: tiene razón! a partir de ahora saldré todos los días con un táper lleno de risotto. Ámola. Besito.

Lolo: ay, ¿quién es ahora, el defensor oficial? Un beso.