lunes, 1 de diciembre de 2008

Algo bueno de sacarte una muela es que cuando volvés podés pararle el carro al taxista que a toda costa quiere darte charla con un "Recién salgo del dentista, no puedo hablar en absoluto", y que por una vez en la vida sea cierto.

6 comentarios:

Pura López dijo...

tu tag es tan cierto.deliciosa buenos aires.
y molesto por demás hablarle al taxista

Abrujandra dijo...

Hay algunos que quiero que me hablen, que me toquen, que me...me me.........ahhhhhhhh

melquíades dijo...

pura: parte del examen que les hacen para darles la licencia debería ser una demostración fehaciente de que son absolutamente mudos.

abrujandra: nah, este tenía peluca y un diente de oro.

Abrujandra dijo...

Guácala, tengo mis pretensiones también.

Anónimo dijo...

El problema es que a ellos no les importa nada si podes hablar. Lo que quieren es que escuches las cosas insignificantes que tienen para decir. Millonario se hará el que abra una empresa de radiotaxis con choferes sordomudos.
Jay Jay

Fran dijo...

En el interin que dijiste eso se salto el algodon asqueroso que te ponen.


Bah, eso era antes.