viernes, 28 de noviembre de 2008

Os nasale

Era obvio que más temprano que tarde mi torpeza iba a traerme consecuencias catastróficas. Hoy la puerta del edificio se cerró sobre mi nariz. Diagnóstico: fractura de hueso nasal provocada por traumatismo tangencial, sin desplazamiento, sin hematoma, sin angulación de los fragmentos, vía respiratoria conservada.

Cuando el ORL de la guardia del Alemán miró la placa y dijo la palabra clave -fractura- yo quedé al borde del ataque de llanto desconsolado. Un poco después el cirujano plástico dijo que "no te hagás problema que debería soldar bien en una semana o dos", yo me calmé un poco y solté el bisturí que sostenía contra mi yugular.

Mucho hielo y sobredosis de antiinflamatorios de todos los grupos conocidos después, yo me miro al espejo y me juro a mí mismo que si cuando baje ese edema llega a quedar torcida, estreno el balcón arrojándome por encima de la baranda y quedando grabado cual jeroglífico egipcio en bajorrelieve sobre la vereda.

sábado, 22 de noviembre de 2008

56,3

Otra cosa que voy a registrar para después vender la patente a Ravenna es preparar finales como método para adelgazar. "Bajá dos kilos en una semana comiendo porquerías y atiborrándote de café con leche y pan con manteca" no es un mal slogan, pero igual debería contratar un publicista para que arme alguno con un poco más de onda. Eso.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Nota mental

Un día voy a patentar un aparato que establezca el nivel de estrés al que estás sometido en un momento dado midiendo el grado de contracción tónica del trapecio. El patentamiento sería complementado por la sanción de una ley que establecería que, suponte, superado determinado umbral, el paciente es declarado legalmente inimputable y excusado de la realización de cualquier tarea que él considere que es causal de la situación dada. Ahí sí que seré rico y viviré sin hacer nada.