martes, 5 de agosto de 2008

Cuelgo una corbata de la cortina del baño y me mato. Ya mismo.

5 comentarios:

PAblo.- dijo...

che, no vale la pena colgarse por hoax. Borralo y ya.

Ariel dijo...

Yo tengo una vaio!

y un blog, y una vaio

melquíades dijo...

pablo: con estas cosas para mí es casi inevitable el razonamiento de "cuántas otras cosas creerá esta gente si cree este tipo de paparruchadas..." Beso.

ariel: ¿? Y mi abuela patea calefones, y a mi vecina le gusta conjeturar, qué sé yo...

PAblo.- dijo...

No te creas... probablemente en la vida sean desconfiados y descreídos como el que más. Yo creo que este tipo de hoaxes son para una clase de gente semianalfabeta en cuantoa a la computadora y que tiene una disociación todavía bastante común respecto al mundo web: es gente como mi vieja, que tiene una cuenta de mail que chequea una vez por semana, y se acercan a este universo con respeto y hasta miedo. Todo lo que pase tras la pantalla, es parte de una realidad virtual paralela a la que se acercan, pero que no logran aprehender. Y a partir de que saben que apretando un botón pueden ver cómo está el tiempo en Tanganica, por la misma lógica mágica también les parece posible que apretando otro puedan ligar una computadora, un cheque o un millón de maldiciones gitanas.

Abrazo.

Natalia Alabel dijo...

Estaba pensando, mi mala suerte se deberá a que nunca reenvío las cadenas de amor y felicidad que me llegan por mail? Misterio!