martes, 5 de agosto de 2008

Bioenergética del amor

Muchas relaciones humanas son en un punto como los sistemas biológicos. Procesos en las que hay una enzima y otro componente que parece ser una isoenzima que cataliza la transformación del mismo sustrato en el mismo producto que la primera, pero que tan pronto como uno se agota el otro se revela como un cofactor que en realidad per se no es suficiente para que la reacción ocurra.

El punto a lo mejor es cuál es la energía libre de la reacción, y si esa tendencia a la espontaneidad tiene un valor absoluto lo suficientemente alto como para desplazar el equilibrio a un lado o al otro del te amo pero no funciona.

Sería muy práctico que para las parejas también existiese algo como la fórmula del delta g, como para calcular desde el principio cuánto vale esa energía libre y saber cuando se cumplan qué variables exactas se irá todo a la mierda; pero bueno, también mucho más aburrido y los analistas tendrían que sincerarse y trabajar de tarotistas.

4 comentarios:

melquíades dijo...

Tengo un problema de desplazamiento yo. No se explica de otro modo por qué no teorizo sobre termodinámica en el ámbito correspondiente.

Cuir Vargas dijo...

Tu post me recodó a esta imagen

http://xkcd.com/55/

Saludos

Anónimo dijo...

cosas como el amor fracasan desde el momento que se inician, blasfema eternidad la que prometen, mas que dulce es creer en ella y poder elegir asi nuestra propia derrota.

[priebke]

melquíades dijo...

priebke: yo a usted lo conozco de algún lado. Creo que justamente eso es lo hermoso de todo el asunto; movernos con la certeza de que todo está favorecido energéticamente y que es para toda la vida. Si después resultamos darnos cuenta de que no, será una patada en los huevos pero bueno, esa es otra historia sobre la que no puedo opinar por inexperto. Yo elijo seguir creyendo, hasta las últimas consecuencias.