sábado, 28 de junio de 2008

Si la escala de mal humor va de 0 a 10, yo acabo de pasar de -2 a 14.7 en quince minutos y cuatro palabras intercambiadas a las apuradas.

Si no tenía alplax salía ya mismo a buscar una armería de guardia, compraba una AK-47 y mañana me veían en la tapa de Crónica con expresión de viudez reciente y la ropa oliendo a pólvora y a sangre fresca.

2 comentarios:

melquíades dijo...

Alabados sean los señores de laboratorios Bagó, amén.

melquíades dijo...

Alabados sean además los señores de bodegas Catena Zapata, a quienes también queremos mucho.