sábado, 31 de mayo de 2008

Tenían que llevar a mi padre a una clínica para hacerle algunos chequeos después de un susto.

Trataba de convencer a mi madre de ir yo arriba de la ambulancia y que ella nos siguiera con su auto, por momentos parezco olvidarme de que en su cabeza las cosas no funcionan si ella no está para controlar que así ocurra. Lo pienso ahora y eso explica de dónde saqué buena parte de mi estructura psíquica.

Que no, que yo quiero ir por si necesita algo y no tengo ganas de manejar así; que sí, mamá, va a ser mucho más práctico que tengas el auto allá para cuando haya que volver. Interviene el médico:

-Pero tenés que ser mayor de edad para ir con nosotros, ¿cuántos años tenés?

-¿Cuántos te parece?

-¿17?

Y eso que acuso una barba de tres días. Hoy me bajan el ego con un lanzallamas.


Por algo es que somos marido y mujer.


jueves, 8 de mayo de 2008

from: melquíades
to: betty carol
subject:

Le tenía que contar esto.

Parece que como hace no sé, ocho meses que no hago otra cosa más que estudiar como un mogólico y tengo menos vida que un velador, mi producción onírica es la más ñoña del mundo.

Antes de ayer leía hormonas tiroideas y metabolismo fosfocálcico. Luego esa misma noche soñé que me detectaban un hipertiroidismo que explicaba todos mis males y mis bienes: por qué no engordo (porque para mí es un problema esto de comer como un dragón de komodo y parecer Allegra Versace), por qué libero unos 8900 watts de calor por cm2 de piel (dormir conmigo en verano debe ser una real tortura), por qué soy tan torpe (a lo largo de mi vida debo haber roto vaijlla por una suma suficiente para comprarme un piso en el Kavanagh) y tan acelerado, etc. Bueno, la cosa es que me diagnosticaban y me explicaban en qué consistía el tratamiento, y resultaba que en poco tiempo se iban a empezar a notar los efectos. Como entre otras cosas implicaba que iba a bajar tres cambios y a dejar de estar estresado como si tuviera todo el tiempo un cuarto kilo de merca encima, yo me ponía LOCO y decía que por favor no me trataran, que esperan hasta que me reciba porque NECESITABA ESTAR DESPIERTO.Los médicos me trataban de convencer, me decían que me iban a quedar los huesos y el corazón hechos una pasa de uva, y yo gritaba diciendo que si me daban algo iba a tomar levotiroxina por mi cuenta para contrarrestar. Al final terminaba aceptando que me traten cuando terminara de rendir. Fin del sueño.

Ayer me dormí leyendo adrenal. Previsiblemente, después soñé que tenía feocromocitoma. No fue tan específico este, por suerte.

En serio, yo tengo que tomarme la vida con un poco más de calma porque en cualquier momento me broto y me empiezo a creer Nelson Mandela.

Un beso,

J.


***

from: betty carol
to: melquíades
subject: Re:

A mi me salieron unos granitos. Pero yo nunca tuve granitos, ni a los 16.
Es obvio que es un paraneoplasico.

Igual me invente un diagnostico alternativo y me lo trate con eritromicina, pero todos sabemos cuál es la verdad

Adórolo.

***

from: melquíades
to: betty carol
subject: Re: Re:

Por favor! Mire, no le crea nada a nadie. Seguro que van a tratar de ocultárselo, lajente es así, negadora y les encanta complotarse contra nuestra frágil salud. Usté siga con la eritromicina así todos creen que está realmente convencida de que es acné, pero mientras tanto empiece ya con radioterapia en todo el cuerpo. A la vuelta hay un instituto, Henry Moore se llama sin mal no recuerdo. No sé si tendrán muy buenos oncólogos, pero el otro día vi salir a uno de guardapolvo que se partía solo y se subió a un Mercedes con patente que empezaba con H, así que seguramente recién lo sacaba de la concesionaria. Es más, sabe qué, yo la voy a acompañar y me voy a hacer irradiar y transplantar la médula también, porque desde ayer tengo un hematoma en el brazo que no me gusta nada. Agustín dice que debe ser porque me caí en el baño y casi me parto el alma, pero no tiene idea, yo estoy SEGURO de que es leucemia.
Un besito. La amo.

***

from: betty carol
to: melquíades
subject: Re: Re: Re:

Se me duerme una mano.
Yo sabia que no iba a pasar demasiado tiempo hasta que se me manifieste mi esclerosis multiple


lunes, 5 de mayo de 2008

Síndrome del miembro fantasma.

Como cuando en el subte alguien se para para bajarse en la misma estación que vos, y algo te hace estar seguro de que van para el mismo lado, de que vive en esa casa de la que nunca ves salir gente y que está al lado de la tuya, y a medida que pasan las cuadras y siguen caminando casi a la par tu convicción es cada vez más certeza que convicción; hasta que te distraés disfrutando lo lindo que está el día y para cuando te querés dar cuenta estás caminando solo. En ese momento girás la cabeza, te parece que quedó atrás del último semáforo pero no estás seguro de si es o no es (los lentes están sucios de tanto limpiarlos con la punta de la remera), y se empieza a librar adentro tuyo una batalla campal, y no sabés si bajar un poco la marcha y esperar (¿esperar qué?, ¿a quién?, ¿acaso sabés quién es?, ¿acaso alguien más que vos dijo que van para el mismo lado?) o al contrario, seguir caminando, si total vos tenés más o menos claro adónde vas, y en definitiva en el mejor de los casos se volverán a cruzar, si es que llegan más o menos a tiempo y -sobre todo- si es que no es una casualidad pelotuda, un simple diálogo de inconscientes el hecho de que compartieran un par de cuadras en un día de sol.

sábado, 3 de mayo de 2008

Resulta que descubrí que tengo un doble que al parecer es galán de culebrones brasileños y que es como yo pero con diez o quince kilos más y dos años de gimnasio encima.

Es una representación muy gráfica de mi nivel de desequilibrio mental y de lo patológico de mi narcisismo que lo segundo que me pasó por la cabeza (luego del casi miedo que siguió al es igual) haya sido me parto mil.

jueves, 1 de mayo de 2008

Acarreo una sensación como de extraña inminencia. Como de morderte los talones sentado en un pasillo mientras esperás los resultados de un examen, aunque sin examen, claro. No debe confundirse con ese presentimiento apocalíptico, como de pelota de rugby en algún lugar cerca del hiato esofágico, que es de en cualquier momento va a pasar algo. Esta que digo es una percepción de inevitabilidad, de lo importante acá ya pasó y yo estoy bailando sobre el barril de pólvora, mirando la tele con el cadáver del archiduque de Austria-Hungría en el cajón de los cubiertos.

La diferencia con, ponéle, un examen, es que parece que acá la instancia definitoria, el momento en el que tuviste la posibilidad de elegir o de provocar el primero de los hechos que desencadena una serie de reacciones acopladas, la forma de ese primer paso en la vía se disgrega en la gran masa de solvente que es esta pelota de ping pong que se me sacude por ahí, cerca de donde se bifurca la tráquea.