viernes, 18 de abril de 2008

Asiento

Subte. 8.30 AM. Subo dos estaciones después de la cabecera. Todos los asientos ocupados y, digamos, diez personas paradas. Entro al vagón y un señor que estaba sentado al lado de la puerta se levanta y se baja. Lucky me y me dispuse a ocupar el lugar vacío. Fue entonces cuando una mujer, por llamarla de algún modo, de unos cuarentaipico CORRIÓ unos dos metros, me pegó un empujón y puso su culo gordo en el asiento. La miré estupefacto y desconcertado y me quedé pensando si arrancar el martillo de emergencias de arriba de la ventana y reventárselo en el zapallo, si asumir que en realidad todo era uno de mis sueños bizarros y que de un momento a otro iba a aparecer una jirafa vestida con el uniforme de la Guardia Suiza del Vaticano o si fingir un embarazo para conseguir sentarme y seguir leyendo. Pero no hice nada de eso, y me quedé parado dirigiéndole una mirada iracunda y desencajada: temprano a la mañana me cuesta pero no tanto iniciar una batalla campal espontáneamente.

-¿Qué me mirás así?

-La miro así porque usted es una vieja maleducada.

Entonces la muy simia, y por favor en ese momento quedé al borde de arrodillarme y empezar a arrancarme los pelos de a mechones en un frenesí de furia, me vomita,

-Pero qué insolente, por favor. No sé de qué te quejás, además, si vos recién te subís y yo vengo viajando desde antes, qué poco caballero.

Empecé a revolver la mochila bucando mi Luger 9mm de la Segunda Guerra, pero la había dejado en el otro bolso.

-Usted es una vieja maleducada, pero la entiendo: con esas várices y esas hemorroides nadie se bancaría un viaje de siete estaciones parado.

- ¡AY PERO QUÉ PENDEJO MALEDUCADO! ¿Lo escuchaste? -dirigiéndose a una chica de veintipico de al lado suyo, que vestía un ambo de un verde DIVINO y que me miró sonriendo.

-Cállese la boca. Cuando le corten las piernas porque un cáncer le coma los huesos, ahí se va a acordar de mí.

No sé qué fue lo que siguió porque subí el volumen y di por finalizada la conversación, con la certeza de que se había hecho justicia y de que hoy voy a poder dormir en paz.

10 comentarios:

Baterflai dijo...

Una true really very vieja del orto.
Me hace acordar la vuelta en que con mi panza de 6 meses de embarazo, se me coló una de estas soretas para ocupar el asiento que me dejaba un señor.
"Pero qué reclamás, si sos joven", me dijo la turra.
"Cierto, seguro que usted se muere primero" le contesté.

Malditas turras.

Pura López dijo...

rei mucho. el subte es un mundo muy especial. vieja chota. felicitaciones por tu buen sueño de esa noche.
beso

Chiquilín de Bachín dijo...

La justicia por mano propia es la más eficaz.

Mis congratulaciones.

Chancha dijo...

Son insoportables. Creen que porque son viejas tienen todo el derecho del mundo a pasar a los más jóvenes por arriba. Un horror.
Me hubiera gustado estar ahí.

Pequeño Shopenhauer dijo...

Lea "Una reputación" de Juan José Arreola.

Es una orden.

melquíades dijo...

baterflai: no sólo se va a morir antes que usted, también va a tener una muerte dolorosa y horrenda. Me encanta creer que tiene una exagerada tendencia al cáncer esa gente.

pura lópez: parecen algo así como agujeros de gusano las bocas de subte, ¿no? Un beso.

chiquilín: SIEMPRE. Un abrazo.

chancha: lo peor de todo es que no era TAN vieja...

pequeño shopenhauer: lo conozco, gracias. Le diré que me parece bastante antipática la idea de recibir órdenes de gente a quien no le debo obediencia alguna. Saludos.

Lolo dijo...

Jajaja!

Qué delicia el sabor de la victoria en esos engendros del demoño denominados subtes.

Me siento hermanado a usté en este tipo de cruzadas. Se sepa.

Betty Carol dijo...

Ay por amor de dios, cómo me liman los seniles apurados.

Si me piden algo bien, un viejito me saca cualquier cosa, pero si se adelantan irrespetuosamente, suelo aprovechar y comentar en voz alta "deeejaaaala pasar, andá a saber cuánto tiempo le queda de vida"

hookdump dijo...

Que hdp :P
ajsdkajsdk

EN SERIO PASO ESO?!?!?

Pietro dijo...

Me dio risa la historia. Bonito blog.

Suerte.