martes, 4 de marzo de 2008

Durante todas mis vacaciones no hice más que ingerir dieciocho mil calorías y caminar menos de cuatro metros al día. Finalmente todos los esfuerzos dieron sus frutos, subí cinco kilos y por primera vez en mi vida y en mi metro setenta y cuatro, logré romper para arriba la barrera psicológica de los sesenta kilos y reintegrarme orgulloso a mis labores pesando 60,3 kg para que me reciban diciéndome "Estás más flaco, ¿adelgazaste en las vacaciones?". Los voy a hacer formar en fila para azotarlos con un clavo oxidado en la punta de una escoba de paja llena de heces de roedores con el virus hanta y ahora sí, es una cruzada, voy a alimentarme sólo a té rojo y tomates secos en tostadas de arroz, y les juro, les juro, que hasta no pesar la mitad que Allegra Versace y tener tres de IMC no paro.

2 comentarios:

Nikolina dijo...

jajjajaja!! Ironias, ironias... dicen que es mas facil adelgazar que engordar...
Beso!

Lolo dijo...

Jajaja. Por favor! Nadie entiende sus padecimientos. Cuando logre su objetivo "Allegra", me mande foto, eh.