martes, 8 de enero de 2008

Primer mundo

Hace unos días con A. fuimos a tomar el té al Tea Connection de Olga Cosettini. Porque hacía calor y sobre todo porque soy un pajero, consideramos que nuestros pies no eran dignos de caminar de vuelta hasta Córdoba, y nos embarcamos en el flamante tranvía. Confieso que durante el viaje me dio un poco de asco la sensación de espantoso oficialismo que empezaba a tragarme como un cáncer. Afortunadamente tan pronto como bajamos volví a ser tan gorila y opositor como de costumbre.

5 comentarios:

Luminicus dijo...

Usted es muy top.

UN beso

mosquita muerta dijo...

pero tea connection es bastante comunacho... no es el faena tampoco
besos pegajosos!

Ed dijo...

Bueh, ni-qué Faena fuese la gran cosa gente!...

Faena es Philippe Starck en pedo un fin de semana poniendose a hacer los planos y decorando, no es la gran cosa.

Con respecto al Tea Connection, tiene su onda... No es la gran cosa tampoco, pero es así tecno-geek que da miedo. Lástima la vajilla, pero, claro... NO es L'Orangerie...

melquíades dijo...

luminicus: ¿Le parece? ¿Por el té o por lo gorila lo dice? Un beso.

mosquita: es re comunacho, sí, pero uno de los pocos lugares en Buenos Aires en los que se puede tomar un té decente... Un beso :)

ed: JAJAJAJAJA esa que acaba de dar es la definición de Faena que estuve buscando todos estos años. Justamente le dije lo mismo a A. el otro día, esas teteras son demenciales. No es L'Orangerie, claro, pero piense también que cuesta dos chauchas el té... Un beso, hace ratos que no me lo cruzo a usté.

Nikolina dijo...

jajajaj!!! ser vago y top a la vez tiene sus consecuencias jejeje!!
beso!