miércoles, 28 de noviembre de 2007

Tener una noción distorsionada de la realidad no es creerte Napoleón o una Tortuga Ninja, ni andar por la calle vestido de La Gioconda. Es que cuando salís de la ducha esta mañana -empapado y descalzo, naturalemnte- te reviente el secador de pelo en las manos y en lugar de pensar que estuviste al borde de morir electrocutado y ponerte a llorar mientras te autoflagelás por lo imprudente pienses en que ahora tu día va a ser una mierda porque las crines se te van a secar al viento y vas a parecer Valderrama. No es que me haya pasado, de ningún modo. Pero los miércoles a la mañana en el subte, cagado de calor y con los pelos del dorso de la mano chamuscados me hace pensar cosas así.


jueves, 22 de noviembre de 2007

Esta tarde, en la placita de Charcas, el SAME asistió a un hombre un poco excedido de peso y con una de esas narices rojas bien de hipertenso que cayó redondo agarrándose el brazo izquierdo.

Los médicos dijeron que puede haber sido un pequeño infarto, y se lo llevaron al Rivadavia acelerando en contramano por Agüero. El chico flaco, de remera azul y lentes de sol que llamó a la ambulancia mientras entraba en pánico al tratar de recordar algo de ese cursito de mierda que una vez hizo en la facultad porque lo llevaron de prepo tuvo una sensación extraña, como cuando te das cuenta de que por un pelo no terminaste enredado en los neumáticos del 152, al darse cuenta de que era casi una casualidad que su corazón haya aguantado todo el día sin reventar de la angustia.

domingo, 11 de noviembre de 2007

Yo soy de esos que cuando me molesta una uña porque se me fue la mano con el alicate y quedó demasiado corta tomo 800 mg de ibuprofeno para calmar el dolor que se me hace insoportable, 150mg de diclofenac por si se inflama, el inhibidor de la secreción gástrica que encuentre porque seguro que las otras pastillas me van a dar acidez, loperamida porque a lo mejor el antiácido me da diarrea y si por algún motivo hay antihipertensivos en el cajón de los remedios trago un par de comprimidos porque estoy convencido de que tantos medicamentos me van a subir la TA.

Después de unos quince minutos me doy cuenta de que tantas drogas me dejaron un nervioso y con la zona cervical tensa, así que mezclo un alplax que tuve la precaución de robar a mi madre con algún antihistamínico (no sea cosa que termine siendo alérgico a alguno de todos los excipientes, es muy poco poético morir porque un shock anafiláctico te edematiza la glotis) y me sirvo un vaso enorme de Coca Cola mientras preparo café, porque tantas pastillas me van a dar sueño y después cadorna va a sentarse a estudiar neuro.

Pero claro, si alguien dice "Me voy a tomar una aspirina, creo que tengo gripe", le doy un discurso apocalíptico sobre la úlcera, la automedicación y su poca tolerancia al dolor seguido de algo del estilo de "No seas quejoso. Hacé reposo, tomá mucho líquido y nebulizáte, que nadie se muere por un resfrío de mierda. Y si en un par de días no mejorás, andá al médico y dejá de tomar cosas por tu cuenta que vas a terminar con un hígado como el de Truman Capote".