domingo, 17 de junio de 2007




Hay dos cosas en las que no conocí a nadie que me ganase: cocinando y eligiendo regalos. El libro sobre Chagall que le compré al ahora seudoinválido de mi padre es un claro ejemplo de por qué.

2 comentarios:

Minerva dijo...

Mmm... sos buen partido, nene! Noi hay nada más lindo que la gente que sabe elegir el regalo justo.

melquíades dijo...

minerva: soy un GRAN partido. Además, mis martinis son insuperables, debo ser la única persona sobre la faz de la Tierra a la que no le molesta planchar y esto ya parece una propaganda de mí mismo. =P Un beso!