jueves, 24 de mayo de 2007

Desperté con un dolor espantoso en la rodilla derecha. No sé si me golpeé con algo durmiendo o qué mierda, pero me está matando. Siendo las nueve y once (en ayunas, mientras se termina de hacer el café) acabo de tomar un diclofenac de cien. Quien guste puede ir donando sangre de cualquier grupo y factor, porque si llego al mediodía sin una hemorragia gástrica será pura casualidad.

5 comentarios:

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Y cómo nos enteramos qué hay que ir a hacer la donación?
Usted abusa un poco de los fármacos eh...
...típico de Doc. igualmente.
Consumen lo que luego, de alguna manera venden (ustedes le dicen recetar). :P
Igual, no se qué me ofrezco, no le puedo donar sangre: Estoy tatuada y peso menos de 50 kilos.
Un beso!
Lucy.-

melquíades dijo...

lucy: no hizo falta. Antes de salir abrí el arcón de los remedios y tomé ranitidina de 450 y un enzimático cuyo nombre no recuerdo que es mágico. Mi referente en materia de automedicación es mi abuelo; cuando le duele una uña toma un antiinflamatorio para caballos, luego un antiácido porque el antiinflamatorio le da acidez, luego un normalizador intestinal porque el antiácido le da diarrea, luego laxante porque el anterior lo constipó, luego antiinflamatorio porque el laxante lo contracturó y así ad infinitum.

H.d.H. dijo...

lo peor es despertarse en el piso y no saber cómo uno llegó ahí!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

De verdad tomó todo eso o me está jodiendo?
Tiene problemas, creo.
Lucy.-

melquíades dijo...

h.d.h.: jajajaja Me ha pasado, me ha pasado.

lucy: nah, yo tomé el antiinflamatorio y el antiácido nomás. Pero igual creo que tengo problemas, ¿eh?. Un beso!