sábado, 28 de abril de 2007

Cerradura II

Esta mañana llegué al trabajo (tarde), y cuando pasé cerca del escritorio de mi jefe alcancé a ver un blister de Prinox al que le faltaban unos cuantos comprimidos. No pareció recordar en todo el día el incidente de ayer, naturalmente.

Me resultan cada vez más simpáticos los señores de Laboratorios Andrómaco.

N. de la R. Aquí nos importan las formas. Simios, favor de hacer catarsis por su vida desgraciada en otro blog. Gracias.

4 comentarios:

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Es un buen dato.
Cuando me pidan una aspirina, no es mala idea, en ciertas ocasiones, convidar un rico Prinox.
No?

Y también para abusar un poco de él si es que yo tb me quiero olvidar de ciertas cerraduras (?).
Saludos Mel!
Lucy.-

melquíades dijo...

lucy: las pocas veces que lo tomé para olvidar no me hizo mucho efecto. Ahora eso sí, para las contracturas es lo mejor que hay. =P Un beso!

Lucy in the sky with diamonds dijo...

Ah, pero yo no me contractura nunca.
Rarísimas excepciones.
Viste que es como cliche que todo el mundo tenga crontractura y dolor de cabeza?
bueno, por suerte no sufro ninguno de esos dos síntomas.
Sí, otros, pero esos no.
Con lo cual, el Prinox queda out.
Gracias por el asesoramiento.
Beso!
Lucy.-

melquíades dijo...

lucy: llámese afortunada. Mi escoliosis me contractura con bastante frecuencia, aunque un par de veces llegué al extremo del alprazolam. El dolor de cabeza se va con una siesta. =P Un beso!