miércoles, 13 de septiembre de 2006

Veinte.

Veinte.

Ahora que los tengo; ahora que aunque me sienta un pelotudo hablando solo adelante del monitor lo digo en voz alta y me gusta cómo suena (alguno dirá que me gusta escucharme a mí mismo); que me pongo a pensar y siento que puedo decir que no hay nada pero nada de lo que me arrepienta (que no es lo mismo que decir que tal vez no hubiese sido más fácil no hacer algunas o hacerlas de otra forma), y que me encanta ser yo (y al que me diga narcisista por esto en particular, no por todo lo demás, patada en el culo e inyección de potasio por no haber entendido la idea), y que puta madre, me quedan como cien años de vida porque hasta los ciento veinte pienso llegar y que estas incipientes arrugas no son eso sino marcas de mi hermosa y disipada vida, y nada que la ciencia de la mano del botox no pueda remediar, y que mis glutaeus maximum siguen tan firmes como cuando tenía quince y las canas me dan un nosequé que no me molesta en absoluto y que serán medio ciegos y todo lo que quieran, pero todavía hay gente que me dice que tengo cara de nene, que estoy rodeado de toneladas de gente que me quiere y a la que quiero muchísimo (a algunos en formas bastante tradicionales, a otros muy pero muy a mi manera) y así podría seguir toda la noche.

Qué sé yo... No está tan mal cumplir años, después de todo. =)

Ah, si piensan preguntarme "¿Qué querés que te regale?", por favor, esténse preparados para que les conteste cualquier barrabasada.

2 comentarios:

Atento dijo...

¡Parece que fue ayer!
Bueno, en realidad parece que fue hace como 15 días..

¡Salud!

atte

Sol dijo...

A mí mis 20 me gustan, creo... Y mis canas no sé, porque las tiño :)
Feliz cumple!